Page 6

Mayo 2013

6 Mayo 2013 ENTREVISTA “Hemos solidarizado a la comunidad neuroquirúrgica española” RUBÉN MARTÍN LÁEZ, FACULTATIVO ESPECIALISTA DE ÁREA DE NEUROCIRUGÍA DEL HOSPITAL UNIVERSITARIO MARQUÉS DE VALDECILLA, CANTABRIA, Y ÚLTIMO VOCAL DE JUVENTUD DE SENEC, HACE BALANCE DE SU TIEMPO EN EL CARGO Joven neurocirujano formado en la Facultad de Medicina de Oviedo, Rubén Martín Láez ha ejercido de Vocal de Juventud de la Junta Directiva de SENEC los últimos cuatro años, tiempo en que se ha implicado en algunas de las campañas más relevantes de la Sociedad, como la No Troncalidad y el desarrollo de la página web de SENEC. ¿Cuál sería su valoración de estos cuatro años como Vocal de Juventud? Quizá podría definir este periodo como intenso, plagado de momentos gratificantes y otros que no lo han sido tanto. La actual Junta Directiva ha trabajado mucho en diversos frentes que precisaban de atención inmediata y articulado soluciones para problemas que entorpecían la labor de la SENEC como sociedad científica. Durante este tiempo he tenido la suerte de poder trabajar con neurocirujanos muy respetados y reconocidos por su buen hacer profesional, lo que me ha permitido descubrir que además atesoran una excepcional calidad humana y una gran capacidad de trabajo. He aprendido mucho de ellos y estoy agradecido por haber tenido esta oportunidad. ¿De qué acciones impulsadas durante su actividad en el cargo está más orgulloso? Es difícil, porque para mi todas han sido igualmente importantes. La Junta Directiva ha conseguido solidarizar a toda la comunidad neuroquirúrgica española, obteniendo el compromiso de todos los Jefes de Servicio y Tutores de Residencia, en una oposición firme y sin fisuras contra el proyecto de Real Decreto de Troncalidad. Ver la Neurocirugía española unida como una piña realmente emociona. Sin embargo, el proyecto en el que más duro he trabajado ha sido el cambio que se ha gestado en la revista Neurocirugía durante los dos últimos años, que creo ha sido sustancial y necesario para su supervivencia como publicación. El compromiso de los miembros del Grupo de Docencia y Publicaciones de la SENEC, creado el pasado año, y el incondicional apoyo de la Junta Directiva, han sido fundamentales para que la transición se realizase de forma atraumática y transparente. ¿Qué le ha quedado pendiente de hacer? Demasiadas cosas. Quizá la principal sea el proyecto de oferta y demanda de recursos humanos en la especialidad, con datos actualizados obtenidos mediante la creación de un censo de neurocirujanos actualizado e independiente de los datos ministeriales. De todas formas, espero que finalmente ese censo pueda crearse y que los datos que aporte sirvan para que no se formen más neurocirujanos de los que realmente sean necesarios. ¿Qué consejo le daría a su sucesor? ¡Huy!- exclama Martín Láez- ¡Que difícil es dar consejos! Ya lo dice el refranero español: “Consejos vendo y para mi no tengo”. Lo único que le podría decir a Javier Orduna es que aproveche estos cuatro años, que se pasan muy rápido, y que luche por el futuro de nuestra especialidad, para intentar evitar que directrices inadecuadas ejecuten el alma vocacional que siempre ha caracterizado a la Neurocirugía. “La Troncalidad es una larga guerra de la que se han librado escasas batallas aún” “A mi sucesor le diría que luche por el futuro de nuestra especialidad” Usted ha estado muy comprometido en la campaña contra la Troncalidad. Tras la amplia repercusión en los medios, redes sociales, el apoyo de los profesionales y el paso atrás del Ministerio, ¿considera un éxito esta campaña o aún falta mucho por hacer? La Troncalidad se perfila como una larga guerra, de la que se han librado escasas batallas aún. Alguna se ha ganado, pero no podemos cantar victoria hasta que el Real Decreto sea ratificado en su forma definitiva y excluya a la Neurocirugía de la formación troncal, o, en su defecto, se prolongue la formación específica de nuestra especialidad tras el periodo troncal hasta ecualizarla con los estándares europeos. Conseguir este objetivo es una responsabilidad de todos los neurocirujanos y si queremos lograrlo debemos mantenernos unidos. Como uno de los responsables del desarrollo de la Web de SENEC, ¿cómo valora la herramienta Internet para organizaciones como esta? La presencia en la red de una sociedad como la nuestra es una necesidad, ya que Internet se ha convertido en pocos años en una importante ventana a través de la que las personas miramos el mundo. Tener una página web dinámica y atractiva es fundamental para fomentar el intercambio y la comunicación entre los profesionales, y es imprescindible para exportar una correcta imagen al exterior. Toda la Junta Directiva, y especialmente nuestro Secretario, tenía claro que había que darle un impulso definitivo a nuestra presencia en la red y yo creo que se ha conseguido. El ‘blues’ del doctor Martín Láez El último Vocal de Juventud de SENEC no se anda por las ramas, habla claro y es coherente con sus principios: defender la profesión de neurocirujano hasta las últimas consecuencias. Formado en la Facultad de Medicina de Oviedo, este gijonense de cuarenta años lleva trabajando en el Hospital Universitario “Marqués de Valdecilla”, en Cantabria, desde que inició su período de residencia en 1997, y donde es Especialista de Área de Neurocirugía desde 2002. Inquieto, es miembro del comité de redacción de la revista Neurocirugía y se confiesa amante de la música, especialmente de la guitarra, instrumento que, dice, “solía tocar”. El ‘blues’ y el ‘southern rock’ son los estilos que motivan a Rubén Martín Láez, quien habla en pasado cuando comenta cosas sobre sus aficiones: “solía ir a ver conciertos siempre que podía”. No sabemos si ya no va debido a la escasez de tiempo libre que le deja el ejercicio de su profesión, o, quizás, porque prefiere dedicarle ese tiempo a su familia, otro de los pilares de su vida, y quienes afirma sufren más su ausencia cuando tiene que hacer frente a sus obligaciones profesionales.


Mayo 2013
To see the actual publication please follow the link above